Hace nueve días alunizamos en el Cusco, lo que venía siendo toda la vida “nuestra vida”, ahora está lejos, casi como un recuerdo, pues ahora nuestro oficio y razón social es completamente ajena a esos días, nueva y sobre la que no sabemos casi mucho. La cápsula, como se le llamo desde la fase de planeación, tiene el objetivo de aclimatar el cuerpo a las nuevas condiciones de aire y presión infundidas por el cambio de altura, así como preparar el asalto hacia las montañas, y comenzar a encender el espíritu andino. Mañana partiremos, dios mediante sobrelas primeras horas.

Compartir

Hace nueve días alunizamos en el Cusco, lo que venía siendo toda la vida “nuestra vida”, ahora está lejos, casi como un recuerdo, pues ahora nuestro oficio y razón social es completamente ajena a esos días, nueva y sobre la que no sabemos casi mucho. La cápsula, como se le llamo desde la fase de planeación, tiene el objetivo de aclimatar el cuerpo a las nuevas condiciones de aire y presión infundidas por el cambio de altura, así como preparar el asalto hacia las montañas, y comenzar a encender el espíritu andino. Mañana partiremos, dios mediante sobrelas primeras horas.

Compartir

El Cusco, la ciudad imperial, la capital del Imperio Inca, el ombligo del universo. La ciudad perfecta como dijo Otálora. A 3.400 metros de altura El Cusco es una joya en granito oscuro de calles empedradas y construcciones coloniales donde es imposible no sentir escalofrió y emoción con tantos colores e historia viva. Volamos en la flota directa que despacha Avianca, quienes nos cargaron cuatrocientos mil pesos moneda corriente 400.000 COP por cada bicicleta menos mal son los patrocinadores de la selección colombiana de ciclismo, sino habría sido más costoso. Salud
señores de Avianca.

Pero cuando se cierra una puerta se abre otra, Bryan y su madre Carmen nos recibieron en su cómodo piso, con el cariño y apoyo de los lindos hogares. El apartacho se alza sobre la avenida de la cultura a pocas cuadras del monumento al Cóndor, está dotado con buenas camas, una cocina grande ideal para nuestras condiciones, y áreas espaciosas para alistar las bicicletas y cargas. Los primeros dos o tres dias nos dedicamos a montar los sistemas de tubeless en las ruedas, tarea pesada y dolorosa cuando las llantas son tan grandes y duras, son muchos procedimientos de cuidado y paciencia, pues un montaje correcto toma entre 2 y 3 días según dicen los magos de BMechanic. Los frenos perdieron algo de potencia, a lo mejor por el traslado en el avión, así que se practicaron purgados chinos sobre las líneas.

Con los caballos galopantes oteamos las laderas del Cusco, la idea era subir despacio y con calma para pasar un rato en altura tomando tecitos, y los últimos pasantes de agua de panela que tanto vamos a extrañar. Estar ahí en la altura, así se realiza un buen proceso de aclimatación; ascendiendo gradualmente y durmiendo bajo, hidratando y protegiéndose del sol. Los caminillos destapados, o singletracks que llaman, pululan por acá, se augura la poesía. Fuimos corrigiendo y precisando tuercas y tornillos, pantalones y pantaloncillos.

Las cargas ya están listas y montadas. El equipo e infraestructura ya la teníamos lista antes del despegue, pero el ACPM es local. Hemos encontrado con gratitud que los cereales, granos, especias y nueces son de excelsa calidad, se venden al granel y a buen precio, nos aperamos con finura en aderezos, y el pan de Huaro es ideal para estos menesteres, pues es pequeño, denso, barato y sabroso. Contamos con dos termos de 1 litro cada uno Klean Kanteen para suplir bebida caliente a los rodadores, funcionan de maravilla. Mate, te de coca, café, chocolate y pisco se presentan en la carta.

Este proyecto llega a ustedes con el ausipicio de:
-14 Ochomiles
– Biela Tour
– B Mechanic Taller de Bicicletas.
– FilmantiStudios

Sea parte de este viaje en @monteadentro.cc y denos un empujón con su aporte o mensaje de apoyo!